Las sesiones se deben realizar cada 72 horas, tiempo necesario para que el organismo elimine la grasa como máximo y una vez a la semana como mínimo.

Se recomienda realizar entre 6 y 12 sesiones, dependiendo de la zona tratada y del estado del paciente. El mínimo de sesiones recomendadas son de 6 a 10.

Normalmente los tratamientos duran 35 minutos que se reparten en un sola área de trabajo: abdomen, glúteos, zona externa o interna de la pierna. En cada sesión, hay una reducción de volumen de unos 2 cm.