Tras someterse a un tratamiento de estas características, la piel puede mostrar un leve enrojecimiento que desaparece espontáneamente en muy poco tiempo. Es recomendable la ingesta de al menos dos litros de agua antes y después del tratamiento así como una dieta hipocalórica, puesto que es una parte imprescindible para poder eliminar la grasa

La técnica es sencilla: se aplica el cabezal del equipo directamente sobre la piel, donde previamente se coloca un gel conductor.

Con esta técnica se rompen las estructuras de los depósitos de grasa localizada, que son zonas resistentes a las dietas y no resultan fáciles de eliminar ni mediante masajes ni con ejercicio