Se obtiene del calostro de leche de vaca que al recombinarlo con moléculas de hongos shitake, maitake y equinacea incrementa 400% aproximadamente la eficacia del sistema de defensas del  organismo. Por tanto resulta ser sumamente útil en el tratamiento de enfermedades autoinmunes (artritis reumatoide, lupus, esclerodermia, fibromialgia, vitíligo, psoriasis,  alérgicas, cáncer, diabetes y VIH).
Parte fundamental de una terapia revitalizante es el fortalecimiento del sistema inmunológico. Por lo que nosotros recomendamos el factor de transferencia, el cual se encarga de ello; al concentrar importantes cantidades de citosina que actúan sobre las células del sistema inmune, regulándolo y transfiriéndole la información de cómo funcionar adecuadamente.